El partido entre el Paris Saint Germain y el Estambul Basaksehir, por la sexta fecha del Grupo H de la Liga de Campeones de Europa, fue suspendido a los 16 minutos del primer tiempo por un insulto racista del cuarto árbitro a un asistente del equipo turco.

El término «negro» con el que el cuarto árbitro del choque en París, el rumano Sebastian Colescu, identificó al asistente técnico de Basaksehir Pierre Webo, motivó que los jugadores de ambos equipos se marcharan, en repudio, a los vestuarios.

«Cuando hablas de alguien blanco no dices ese blanco, ¿por qué le dices ‘negro’ cuando se trata de alguien negro?», le recriminó al árbitro el jugador visitante Demba Ba.

El episodio se generó cuando Colescu quiso identificar a Webo para una sanción disciplinaria del árbitro principal, Ovidiu Hategan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat