En la noche del martes se vivió un momento de tensión en el Cantando 2020. Es que Moria Casán se cansó de las supuestas constantes interrupciones de Laurita Fernández.

Además, la diva se enojó cuando desde producción la apuran para dar sus devoluciones aduciendo que el programa tiene que ser más dinámico. Es que al ser Moria la última jurado en dar su devolución, siempre la obligan a cerrar rápido.

El enojó fue evidente cuando Moria se apartó del jurado y a los gritos expresó su disconformidad y que su abogado se encargará de dialogar con la producción del programa para evaluar su continuidad. «Esto no es lo que yo firmé» expresó Casán.

A su vez, trató de «pulpito» a Laurita Fernández en alusión a sus intervenciones, y ésta es uno más de los picantes comentarios de la diva hacia con la bailarina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat