Nuevamente los comerciantes de Av. Filippini reclaman por más seguridad. Es que en las últimas semanas se siguieron sucediendo varios hechos delictivos, que gracias a la ayuda de una vecina no se pueden concretar.

Los vecinos apuntan a una zona desolada durante la noche, hecho que aprovechan los delincuentes para arrasar con los reflectores, barretear puertas y persianas y romper candados.

«Nos salva una vecina que a veces escucha y avisa «, comentó una de las comerciantes cuya cuñada sufrió el intento de robo en la madrugada de éste jueves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat